Pago de Vallagarcía : el «je ne sais quoi » de Ciudad Real

La primera bodega en la que me pude pasear con una cámara y que puede conocer a fondo fue Pago de Vallegarcía. De esto hace casi una década.

Y con el tiempo, y cuanto más he aprendido sobre vino y viticultura más me he ido dando cuenta de lo afortunado que fui al aterrizar en este mundillo en semejante lugar.

Una arquitectura sobria y funcional. Botelleros silenciosos, pasillos amplios  y una sala de barricas donde figuran los más insignes nombres  de la tonelería francesa. Pequeños depósitos para elaborar y ni una manguera a la vista. Y un viñedo circundando el edifico con esas variedades francesas, que nos transportan a Burdeos o al Ródano, pero que también han terminado siendo propias e identitarias  de los Montes de Toledo.

Y ahí quería llegar. El mercado comienza a rechazar aquellas variedades que huelen a foráneas y busca aquellas que considera autóctonas. Y yo no puedo estar más de acuerdo  Pero el origen de los vinos de Retuerta el Bullaque, donde no había tradición en el cultivo de la vid,  se remonta  a hace unos  25 años, cuando surgieron los dos pagos, Dehesa del Carrizal y Vallegarcía, con inspiración  francesa pero con un «je ne sais quoi » de los montes ( así llamamos en Ciudad Real a esta zona ) que hacen que la  exótica  Viognier o el elgante Syrah se sientan tan nuestros como  la raña de Cabañeros.

Y aquí añado un vídeo que hice , ya más bien vintage , pero bastante ilustrativo de como se cuida el detalle en Vallegarcía. Una masterclass de poda de la mano de Adolfo Hornos, director técnico de la bodega.

 

Esta entrada fue publicada en Viticultura y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *